“EL SÍNDROME DEL FLIPANDUVI”    Año nuevo, vida nueva… Frustraciones repetidas

Faltan pocos días para que empecemos el año nuevo y es típico en esta fecha hacer varios rituales para empezar el año con buenos augurios y energías.  Una vez hemos cenado, tomado unas copas de cava e intentado no ahogarnos con las uvas; solemos  animarnos a hacer una lista de todos los propósitos que nos marcamos para este nuevo año.

Es muy común que  entre estas listas de buenas intenciones escribamos cosas como: cuidarnos más, hacer ejercicio, dejar algún vicio, apuntarnos a inglés, alemán o chino… y aun que las intenciones son buenísimas y nos repetimos que este año si o si lo vamos a hacer, a menudo, nos quedamos en el intento y terminamos consiguiendo todo lo contrario, en vez de un éxito y satisfacción, un fracaso y frustración, o como mínimo una repetición anual de unos mismos deseos.

Así pues, con las mejores intenciones, los peores resultados.

¿Porque no somos capaces de cumplir nuestros propósitos y año tras año escribimos las mismas cosas en la lista y año tras año nos frustramos por nuestra incompetencia personal?

La respuesta es sencilla, muchas veces las personas caemos en lo que coloquialmente llamamos “el síndrome del flipanduvi”. Nos flipamos en grandes propósitos, pensando que al cambiar de año vamos a adquirir unos poderes sobrehumanos donde vamos a poder parar el tiempo, cambiar todos nuestros hábitos arelados de años mágicamente y hacer todo aquello que nos proponemos, porque simplemente el año ha cambiado.

Esto se debe al hecho que cuando empieza el año nos sentimos muy motivados y conectamos con nuestro sistema límbico que es la parte de nuestro cerebro  que regula las emociones, dejando en segundo plano la parte más racional, y potenciando así, nuestra “flipadura”.

Dicho esto, como de momento no somos superhéroes con poderes mágicos que  podamos realizar todos nuestros deseos ¿qué deberíamos tener en cuenta a la hora de escribir nuestra lista?

  1. Si quisieras hacer algo, ya lo estarías haciendo, no esperarías al nuevo año. Piensa, ¿por qué no lo estoy haciendo? Con respeto la lista del año pasado ¿Qué he intentado hacer y no ha funcionado? Tenlo en cuenta para la nueva lista.
  2. Si te pones grandes objetivos probablemente vayas a encontrar grandes incumplimientos. Ten en cuenta el punto 1. Por lo tanto, márcate objetivos pequeños, concretos, temporalizados y realizables.
  3. Haz una lista de todos estos propósitos que te gustaría conseguir y escoge SOLO UNO. ¿Por dónde empezamos?Seria genial hacerlo todo pero de nuevo estaríamos cayendo en el “síndrome del flipanduvi”. Empieza por uno y comprueba si puedes hacer-lo, si eres capaz, luego ya seguirás.
  4. Una vez marcado el objetivo, recuerda, solo uno, ¿cuál será la primera señal de qué algo esta cambiando en esa dirección? Apuntalo y empieza por aquí. Menos es más. Se trata de ir subiendo escalón a escalón.

Por ejemplo:

  • Si quieres aprender inglés. Empieza con ver alguna serie o película a la semana.
  • Si quieres hacer dieta. Empieza en no comprar bollería.
  • Si quieres… empieza con…
  1. Para terminar, ten en cuenta que la mayoría de post que te dicen lo que tienes que hacer, como este, no suelen servir para nada. Siempre puedes seguir con tu sistema, echarte unas risas con todo lo que, una vez más, no has sido capaz de hacer durante el año…  y quien sabe… quizá el año que viene…

 

Y como no podia ser de otro manera, FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO.

Laura Icart Izquierdo
Laura Icart Izquierdo
Col. nº 22449 Màster en Teràpia Breu Estratègica (Universitat de Girona), Postgrau en Teràpia Breu Estratègica (Universitat de Girona), Llicenciada en Psicologia (Universitat de Girona). Telf. 693 27 30 30

Leave a Comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *